miércoles, 23 de agosto de 2017

México. OVNI cilíndrico filmado en 1987.






5 Simbolos Sagrados para transformar tu conciencia


Durante eras la humanidad ha utilizado símbolos para transmitir mensajes que en ocasiones es difícil transmitir con palabras. 

 Los símbolos sagrados de diversas tradiciones encapsulan la sabiduría de lo intangible en imágenes que podemos comprender con un sólo vistazo. 

Algunas tradiciones consideran que la observación cuidadosa de un sólo símbolo puede transformar la consciencia, la conducta, el entendimiento y el bienestar del observador. Estos son algunos símbolos sagrados que vale la pena conocer:




1. El anj

Este es un símbolo egipcio que representa la vida eterna y la regeneración de la vida a través del agua. Los antiguos egipcios creían que este símbolo los proveía de protección. 

Cuando este símbolo es portado por los dioses señala el poder que estos tienen sobre la vida y la muerte, cuando es portado por los humanos indica la búsqueda de la inmortalidad.

2. La rueda de la medicina

Los nativos americanos utilizaban este símbolo en sus ceremonias para representar la armonía y las interacciones pacíficas entre todos los seres de la tierra, así como el equilibrio entre todos los elementos. 

Este símbolo también se relaciona con la capacidad de expresar o manifestar la energía espiritual en en mundo material.

3. El sri yantra

Este es un símbolo del hinduismo que representa a la divindad y las creadoras detrás de todo lo que conforma el universo.

 Tiene un efecto poderoso en la mente y se cree que puede potenciar la meditación incrementando la coherencia entre los diferentes aspectos de nuestro ser. 

Este símbolo trae calma y equilibrio a tu vida.

4. El espiral

Este es uno de los símbolos más antiguos y refleja el patrón universal de crecimiento y evolución. 

También es uno de los símbolos que se ha utilizado para representar la diosa o la energía femenina y todo lo que implica: fertilidad y vida.

 Este símbolo nos recuerda que la vida es una travesía interminable de aprendizaje y desarrollo. 

Podemos ver espirales en diferentes aspectos del mundo natural como plantas, minerales y animales.

5. El om

El om es el mantra principal o sonido primordial del universo. Se cree que este sonido fundamental une el pasado, el presente y el futuro. 

Entonar el sonido om, libera la consciencia de la ilusión de la individualidad y la prisión del ego para recordarle su conexión natural con la fuerza infinta de creación. 

Este símbolo de amor y creación infinitos representa mucho más de lo que podemos poner en palabras.
agosto 23, 2017
http://nuevodesordenmundial.blogspot.com.es/2017/08/5-simbolos-sagrados-para-transformar-tu.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+blogspot/IRcfo+(NUEVO+DESORDEN+MUNDIAL)

La Misteriosa Relación entre la Glándula Pineal,el DMT y los 49 días de la Reencarnación


UNO DE LOS MÁS GRANDES MISTERIOS ESOTÉRICOS SE CENTRA EN LA GLÁNDULA PINEAL, "EL ASIENTO DEL ALMA" SEGÚN DESCARTES, EL TERCER OJO DE LAS TRADICIONES ORIENTALES, LA GLÁNDULA QUE SECRETA DMT Y LA CUAL PARECE EXHIBIR UNA EXTRAÑA CONEXIÓN CON LOS PROCESOS DE MUERTE Y REENCARNACIÓN

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es único, todo tu cuerpo estará lleno de luz.
Mateo 6:22

We are led to believe a lie, when we see not through the Eye.
William Blake




Los fuegos siempre están jugando alrededor de la glándula pineal pero cuando el kundalini los ilumina, por un breve momento el universo entero se hace visible.
Madam Blavatsky

Desde la antigüedad la glándula pineal ha sido objeto de la más alta especulación metafísica. Considerada como un tercer ojo o un misterioso ojo espiritual, es uno de los centros anatómicos principales a los que se dirigen el yoga tántrico y otras disciplinas místicas en el afán de abrir o activar una percepción sutil y, al provocar un estado de expansión de conciencia, unir al practicante con la divinidad o los principios universales. "En el esoterismo la glándula pineal es el vínculo entre los estados objetivos y subjetivos de conciencia o, en términos exotéricos, entre los mundos visbles e invisibles de la naturaleza", dice Manly P. Hall (Man: Grand Symbol of the Mysteries).

Esta especulación (que en las tradiciones ocultas seguramente es acompañada de una serie de experimentos de anatomía teúrgica) ha sido revivida en la actualidad con el descubrimiento de que la glándula pineal secreta DMT (un poderoso enteógeno endógeno) y una misteriosa coincidencia encontrada por el doctor Rick Strassman: esta glándula se forma a partir de la séptima semana dentro del feto (el mismo momento en el que se identifica el sexo); son también exactamente 7 semanas o 49 días los que se dice que tarda un ser humano en reencarnar según el Libro tibetano de los muertos (Bardo Thödol), la gran autoridad en escatología que tiene el budismo. En este artículo intentaremos conectar la concepción antigua de la glándula pineal como una puerta espiritual y un órgano de percepción metafísica con los hallazgos y algunas de las hipótesis más radicales de Strassman. Para hacer esto primero sentaremos un contexto científico, histórico y simbólico de la glándula pineal.

Empotrada en el centro del cerebro, con forma de cono de pino, este pequeño órgano del sistema endócrino es responsable de producir melatonina a partir de la serotonina y dimetiltriptamina (DMT), una sustancia psicodélica endógena que está presente en pequeñas cantidades en buena parte de las especies del planeta (que tiene un precursor, como la serotonina, en el aminoácido triptofano), entre otras hormonas que emulan neurotransmisores. Su estructura, conformada por células muy similares a las de la retina, es considerada vestigio de un tercer ojo primitivo y en algunos reptiles este "ojo parietal" sigue funcionando como fotorreceptor. Estudios muestran que la glándula pineal es especialmente sensible a los campos magnéticos y su secreción de diferentes hormonas es mediada por la luz o la oscuridad a la cual es expuesta --la serotonina se incrementa con la luz y la melatonina necesita de la oscuridad (Strassman teoriza que el DMT podría ser generado naturalmente si se pasa mucho tiempo sin exponerse a la luz).

Alrededor de 1630, René Descartes escribió su famosa hipótesis sobre la glándula pineal como el "asiento del alma". El padre del racionalismo explica: "este peculiar lugar de la residencia del alma es el Conarium, o Glandula Pinealis, un cierto núcleo que semeja un cono de pino, ubicado entre los ventrículos del cerebro", y dice que la razón por la cual este es el asiento del alma es "porque esta parte del cerebro es singular y sólo una". Añade el filósofo francés que los más inteligentes no son los que tienen una glándula pineal más grande sino una más móvil, en esto coincidiendo con la versión ocultista que sugiere que la glándula pineal se activa por el movimiento --una especie zumbido-- de la energía que es representada por la serpiente kundalini. Pese a que para algunos la idea de Descartes parece tener una extraña claridad intuitiva, en su época y posteriormente esta conjetura le ha ganado el escarnio de sus colegas.

Manly P. Hall en Man: Grand Symbol of the Mysteries nos dice que la glándula pineal corresponde a la sefirá de Kether, la corona, la unidad divina que contiene a todas las cosas, y es El Ojo que Todo lo Ve de los masones, el Ojo de la Providencia, el Ojo Único de las escrituras [Mateo 6:22] y también el Ojo de Horus y el Ojo del Cíclope (los titanes griegos que evocan un estado primigenio o de una humanidad previa, que supuestamente tenía acceso a una percepción directa del cosmos como realidad interna). 

Según el egiptólogo E. A. Wallis Budge, en algunos papiros se muestra a la persona fallecida con un cono de pino adherido a la corona de su cabeza al entrar a la sala del juicio de Osiris. En los misterios griegos a veces se llevaba un bastón simbólico con un cono de pino adherido --el tirso o báculo de Dionisio. Esta misma investidura ritual se mantiene aún entre algunos líderes de la Iglesia católica (¿el que lleva el báculo con el cono de pino es el que tiene el ojo interno abierto y por lo tanto puede guiar?) y en la plaza de San Pedro podemos ver una enorme escultura de una glándula pineal flanqueda por dos pavos reales (las plumas de los pavos reales están adornadas por patrones similares a ojos, llamados ocelli y simbolizan también la omnividencia). Manly P. Hall señala que en la iconografía china se pueden observar plumas de pavo real adheridas a la cabeza de ciertos personajes de la nobleza en la zona que corresponde a la glándula pineal... todo lo cual puede ser una coincidencia, o uno de los misteriosos pathosformel que detectó el historiador Aby Warburg y que se repiten transculturalmente como si hubiera un origen común a toda la simbología. 

Acercándonos más en el tiempo a lo que nos concierne en este caso tenemos el intrigante trabajo del doctor Rick Strassman, autor del libro The Spirit Molecule, en el que registra los resultados de sus experimentos administrando DMT a voluntarios en la facultad de medicina de la Universidad de Nuevo Mexico y sus posteriores hipótesis y especulaciones sobre la función del DMT en el organismo. Una de las cosas que más ha fascinado a los lectores de este texto es la increíble coincidencia notada por Strassman entre los 49 días que tarda un individuo en tomar una siguiente vida, según el Libro tibetano de los muertos, y el momento en el que la estructura pineal se manifiesta en el feto humano, 49 días después de la concepción. El mismo Strassman explica:

Sugiero que la fuerza vital del individuo entra al cuerpo a través de la pineal 49 días después de la concepción y se libera a través de la glándula pineal en la muerte. Este período prenatal de 49 días corresponde a las primeras señales del tejido pineal fetal, la diferenciación de las gónadas en masculino y femenino y el intervalo de tiempo entre la muerte de un individuo y la reencarnación de su alma según el budismo tibetano. Sugiero un modelo metafísico en el que los impulsos biológicos, psicológicos y espirituales existen en una tensión dinámica con esta glándula espiritual. 

Desde la publicación de su libro Strassman había teorizado que la glándula pineal era responsable de producir DMT, la molécula psicodélica que había sido detectada en el organismo humano. Años después de la publicación se confirmó que, al menos en el caso de los ratones, la glándula pineal en efecto produce DMT. Strassman además cree que el DMT podría estar correlacionado con el componente visual de los sueños y con las visiones reportadas en las experiencias cercanas a la muerte. Con esto Strassman empieza a trazar una especie de doble umbral entre la vida y la muerte localizado en la glándula pineal: lo que de un lado es una urna acaba siendo una cuna en otro lugar y viceversa. En su libro The Spirit Molecule intenta interpretar esta misteriosa coincidencia, la cual lo lleva de la ciencia hacia la especulación metafísica:

Hay algo que nos 'vivifica' cuando se une al cuerpo. Cuando presente en la materia, se muestra como movimiento y calor. En el cerebro provee el poder de recibir y transformar en conciencia nuestros pensamientos, sensaciones y percepciones...

Lo que propongo es una "doctrina del tiempo pasado". Si los textos budistas y la embriología humana revelan que diferentes desarrollos requieren 49 días, los eventos pueden estar relacionados. 

"Al morir", nos dice Strassman, "parece haber una alteración profunda en la conciencia que se desliga de su identificación con el cuerpo. El DMT pineal hace disponibles esos contenidos particulares no corporalizados de la conciencia... es probable que la pineal sea el órgano más activo al momento de la muerte". Strassman especula que en los 49 días después de la muerte "las experiencias acumuladas, memorias, hábitos, tendencias, sensaciones" son procesados, eliminados o integrados y lo que queda es luego asimilado a la siguiente vida "por resonancia, o vibración simpática de campos similares" (esto es lo que en el budismo se conoce como los skandhas o agregados). El cuerpo está listo para recibir ese material psíquico una vez que es capaz de sintetizar DMT, cuando "la glándula pineal puede actuar como una antena o un pararrayos del alma". 

En el caso del budismo tibetano son 49 días también los que se suele mantener el luto, el cual consiste, entre otras cosas, en rezarle a los muertos oraciones y mantras del Libro tibetano de los muertos, bajo la creencia de que el compuesto psíquico de la persona fallecida vaga por el mundo intermedio (el bardo) en búsqueda de la liberación que encuentra su vehículo en la Luz Clara (ösel), una luz que es la conciencia misma. Se cree que las oraciones pueden servirle como una guía para unirse con esta luz que es la realidad más allá de la ilusión del samsara o el ciclo de muerte y renacimiento. Hay que mencionar (y precisarle a Strassman) que para el budismo lo que "reencarna" no es un alma como la conocemos en la teología cristiana, por ejemplo, sino un componente psíquico o un agregado de la mente, que existe solamente hasta que sus acciones o karmas hayan cumplido con su cadena de causas y efectos. René Guénon incluso sugiere que la idea de la reencarnación es una invención moderna y que lo que predican las religiones orientales es solamente la transmigración, es decir una continuidad de la mente (o del alma en el caso del hinduismo) pero en otros mundos y planos de existencia.

El viaje por el bardo consta de siete niveles, los cuales duran cada uno 7 días y en los cuales el individuo se ve enfrentado a diferentes estratos de visiones, algunas más terroríficas que otras (suelen aparecer las iracundas deidades tántricas en una región similar a lo que en otras tradiciones se conoce como el astral o el mundo del deseo). Se dice que si el individuo es capaz de distinguir estas visiones como meras proyecciones de su mente o reflejos de sus actos y pensamientos pasados, entonces ocurre una purificación y puede alcanzar la liberación. Si esto no se logra, entonces, el Bardo Thödol narra una inquietante secuencia en la que la atención del individuo, que vaga en un caliginoso mundo de espectros y deseos, es atrapada por una imagen irresistible y abominable: una pareja que tiene sexo. El individuo se identifica con esta cópula interdimensional y se echa a andar el proceso de renacimiento en el rayo de la inseminación (¿de los dos lados, en la muerte y en la vida, una luz avanza en un túnel?).

Los tibetanos no son los únicos que tienen este conocimiento tradicional, en Occidente encontramos una extraña mención de esta creencia. En un pequeño texto de la época del Renacimiento, incluido en la edición de Angela Voss de las obras astrológicas de Marsilio Ficino, el gran platonista florentino señala que uno de los momentos definitivos de la concentración psíquica de los individuos es aquel en el que "por primera vez el feto es imbuido con la vida. Dicen que esto sucede en el segundo mes, cuando Júpiter actúa poderosamente. No queda claro si la vida entra la primera mitad de este mes o en el día 49 después de la concepción; la naturaleza usualmente emplea procesos septenarios en los asuntos humanos". Esto es una creencia numerológica ligada a los siete aspectos del alma, según se explica en la astrología hermética, equivalente a los siete planetas del sistema astrológico antiguo y los 7 días de la Creación, así como varios otros septenarios que parecen ser reflejos de los siete poderes creativos y de una especie de código creativo que permea el cosmos. 

Siguiendo con la lista de ominosas coincidencias, en el taoísmo se explica que la menopausia llega a los 49 años. Se tiene también en esta religión la creencia de que la esencia vital --cuyo origen se cree que es divino-- se pierde a través del sangrado excesivo, por lo cual la mujer debe controlar su menstruación, si bien nunca erradicarla del todo, ya que en ella, como en el semen en el caso del hombre, está la sustancia esencial (Jing) que puede transformarse en espíritu (Shen). 

Tenemos también el caso de la religión judía en la que el 49 tiene un significado especial. La fiesta de Shavuot, una de las más importantes del calendario religioso judío, se celebra 49 días después de la fiesta de Pésaj (la celebración de la liberación de Egipto). "Shavuot" significa "semanas", esto es las 7 semanas que se debe hacer "la cuenta del Omer" (Omer es una unidad de medida de cebada y también la ofrenda que se llevaba al templo de Jerusalén). En esta fecha (Pentecostés en griego; 50 días) se celebra la entrega de la Torá de Dios a Moisés en el monte Sinaí. Esto es el momento que culmina la liberación de la esclavitud y el cumplimiento del destino, ya que se dice que el pueblo judío fue elegido para recibir la Ley. 

Los 49 días, según enseña el aspecto místico de la religión judía, son contados cada uno como una puerta o un escalón hacia el conocimiento; en cada uno de ellos se debe meditar y purificar la mente para en el día 50 entrar en el conocimiento de la deidad. Es en alusión a esto que Roberto Calasso tituló uno de sus libros de ensayo Los 49 escalones (un guiño probablemente a los estudios cabalísticos de Walter Benjamin). Esos 49 escalones o 49 días son el intervalo que debe recorrerse para la unión con la divinidad. Algo que se vuelve a revelar por el hecho de que entre las diferentes vías para subir el árbol de las sefirot se puede tomar un camino de 49 escalones por la columna central de Malkhut, Yesod y Tiferet, y así acceder en el cincuentavo escalón de Daat a las tres sefirot superiores. Las siete sefirot inferiores son equivalentes a los 7 días de la Creación y los tres superiores al conocimiento de la divinidad más allá del mundo manifiesto. 

Para aquellos interesados en la numerología y en la gematría, los referimos a un fascinante análisis computacional que ha encontrado un código en algunos pasajes de los cinco primeros libros de la Biblia. A intervalos de 49 letras después de la aparición de la primera letra hebrea del nombre "Torá" se encuentran letras que deletrean sucesivamente la palabra "Torá", el libro de la Ley, en lo que podemos ver una especie de fractal lingüístico, un guiño de un libro dentro de un libro. 

Podemos especular que de alguna manera estos 49 escalones son una multiplicación (7x7) de la escalera del sueño de Jacob (que aparece en capítulo 28 del Génesis), la cual une al cielo con la tierra, y la cual a veces es representada con siete escalones. Es probable que tengamos aquí una fórmula cabalística con el 7 que requiere de una elucidación esotérica más profunda. Por otro lado, la teosofía, en su esquema de la evolución, considera que hay siete razas raíz o siete humanidades y cada una de ellas se divide en siete épocas. Cotejando todo con esto con la investigación de Strassman, pareciera que existe una analogía entre el proceso creativo macrocósmico y el proceso embrionario microcósmico. Un poder del 7 que se repite en el espacio cósmico como en el espacio celular. El gran misterio del universo, según el físico John Archibald Wheeler, es cómo de un aparente caos azaroso emergieron leyes físicas tan perfectas, las cuales podemos conocer a través de las matemáticas. Podría ser que el 7 es de alguna manera parte esencial del desenvolvimiento de este patrón inmenso que llamamos universo.

Claro que siempre cabe la posibilidad del error humano y el exceso de proyección de la mente hacia la naturaleza y tal vez Strassman y nosotros aquí estemos conectando demasiados puntos en el cielo con el cerebro, creando una nueva constelación de un animal espiritual donde no hay más que astros inconexos, cielo vacío y procesos químicos ciegos. 

En la siguiente parte de este ensayo exploraremos los aspectos más esotéricos relacionados con la glándula pineal, las visiones de los profetas bíblicos y algunas técnicas ocultistas para activar este centro de percepción espiritual. Como anticipo mencionaremos aquí brevemente el trabajo del "rabino psicodélico" Joel Bakst (y aquí es donde las cosas realmente se ponen esotéricas y quizás un tanto desaforadas). Bakst leyó el libro de Strassman y conectó sus hallazgos con su conocimiento de la cábala, avanzando la tesis de que la visión de Jacob, en la que sostiene haber visto "cara a cara a Dios" y la cual ocurre en un lugar llamado "Peniel" (lugar donde se construiría luego el Templo de Jerusalén), es en realidad una alusión a la activación de la glándula pineal, la cual sería la mítica Ciudad de Luz que aparece en la Biblia.

Asimismo, Bakst sugiere que el DMT es el vehículo material del arcángel Metatrón, quien es el "sistema nervioso de Dios", esto bajo la concepción de que el cosmos es la anatomía misma de la deidad y que el cuerpo humano es un pequeño universo o una imagen de Dios. Lo anterior sugiere que algunos de los episodios crípticos que encontramos en los textos sagrados tienen correspondencias puntuales con procesos de yoga o alquimia dentro del cuerpo humano. En la siguiente entrega exploraremos más a fondo estas hipótesis que podrían sonar un tanto descabelladas en principio, pero que ciertamente tienen un aire poético; y se entiende la licencia bajo el deseo de aproximarse a esta región numinosa, ya que este caso que congrega a la glándula pineal, la activación del kundalini, el DMT y las puertas espirituales en el cuerpo humano es uno de los grandes misterios esotéricos de todos los tiempos.

Twitter del autor: @alepholo
POR: ALEJANDRO MARTINEZ GALLARDO - 05/08/2016

La enigmática construcción antediluviana de Oklahoma datada en 200.000 años de antigüedad

En 1969, trabajadores de la construcción de Oklahoma se tropezaron con una estructura que, según muchos autores, podría reescribir la historia: los restos de una estructura de 200.000 años de antigüedad. 

El periódico «The Oklahoman» cubrió la historia en 1969, creando un acalorado debate entre los expertos. ¿Podría el «antiguo suelo de mosaico» de Oklahoma reescribir la historia no sólo de Norteamérica sino también de todo el planeta? Según el reportaje del periódico, publicado en 1969, la estructura descubierta por los obreros en Oklahoma se remontaría hasta hace, aproximadamente, 200.000 años.

En casi todos los rincones del mundo, investigadores y arqueólogos se han topado con hallazgos que difícilmente se pueden explicar. Uno de esos descubrimientos se produjo en Oklahoma, en 1969, cuando un arqueólogo fue testigo de lo que describió como un «suelo de mosaico masivo, con extraños agujeros». Pronto surgieron las preguntas, iniciando los científicos un gran debate: ¿qué antigüedad tenía ese piso? ¿Se trataba de una formación artificial o natural?




Aparecieron muchos interrogantes que los científicos no pudieron contestar, y algunos incluso afirmaron que tan enigmático suelo estaba datado en unos asombrosos 200.000 años de antigüedad. Muchos estaban convencidos de que aquello era el resultado de una construcción creada por el hombre y no por la madre naturaleza. Pero si era tan antiguo, ¿quién podría haberlo creado? ¿Y si el enigmático suelo era lo único que quedaba de una estructura mucho mayor?

Detalle del supuesto suelo de mosaico, con extraños agujeros, descubierto en Oklahoma. Publicación de «The Oklahoman», 1969. ( Fotografía: Código Oculto ).

Obviamente, lo más «salvaje» del descubrimiento es la antigüedad de la estructura. ¿Cómo concluyeron que era de hace 200.000 años?


Las primeras menciones sobre este descubrimiento se remontan a «The Oklahoman», el mayor periódico de Oklahoma y el único diario regional que cubría el área de la Gran Oklahoma City. Según el periódico, Delbert Smith, presidente de la Oklahoma Seismograph Co. y ex presidente de la Sociedad Geofísica de Oklahoma City, así como Durwood Pate, geólogo independiente, viajaron al lugar para estudiar el área y tomar muestras. En junio de 1969, «The Oklahoman» publicó:

«El 27 de junio de 1969, unos obreros que trabajaban realizando cortes en una roca situada en la extensión 122 de la calle Broadway, entre Edmond y la ciudad de Oklahoma, realizaron un hallazgo que crearía mucha controversia entre los expertos. (…) El lugar parecía tener un suelo de mosaico incrustado. (…) 

Estoy seguro de que esto fue hecho por el hombre porque las piedras se colocaron en perfectos conjuntos de líneas paralelas que se cruzan para formar una forma de diamante, todo apuntando hacia el este», afirma Durwood Pate, un geólogo de Oklahoma City que ha estudiado el hallazgo. (…) Encontramos hoyos de postes que miden dos varas perfectas. La capa superior pétrea es muy lisa, y si levantas alguna piedra, encontrarás que es muy dentada, lo que indica desgaste en la superficie. Todo está demasiado bien colocado para ser una formación natural. (…) El Dr. Robert Bell, arqueólogo de la Universidad de Oklahoma, expresó su opinión de que el hallazgo era una formación natural. 

El Dr. Bell dijo que no podía ver ninguna evidencia de señales de mortero. Pero Pate, por otra parte, fue capaz de distinguir una especie de barro entre cada piedra. Delbert Smith, geólogo y presidente de la Compañía de Sismógrafos de Oklahoma, dijo que la formación, que fue descubierta unos 0,9 metros por debajo de la superficie, parecía cubrir varios miles de pies cuadrados. (…) El Tulsa World citó a Smith diciendo: ‘No hay duda de ello. Había sido puesto allí, pero no tengo idea de por quién’».


Uno de los extraños agujeros encontrados sobre el suelo de aparente mosaico. ( Fotografía: Código Oculto )

«Estoy convencido de que no es una formación natural de la Tierra y que ha sido hecho por el hombre», añadió Smith más tarde, quien resumió el misterio concerniente al piso de baldosas en “El Mundo de Tulsa” del 29 de junio de 1969 diciendo: «No hay duda de ello. Había sido puesto allí, pero no tengo idea de por quién. Otra faceta del misterio implicaba la cuestión de la antigüedad. Hay algunas opiniones diferentes en cuanto a la geología implicada, pero la mejor estimación sitúa las baldosas en 200.000 años.»

El 1 de julio de 1969, The Oklahoman volvió a informar sobre « el descubrimiento de un segundo agujero a través de los estratos rocosos. Las mediciones revelaron dos agujeros para ser exactos, a 16,5 pies de distancia, exactamente una vara. Según Pate, la roca es caliza permiana unida con granos de cuarzo .» Posteriormente, el 3 de julio, The Oklahoman continuó con su cobertura, informando de este modo: «los arqueólogos desplazados descubrieron un antiguo martillo de piedra en el lugar» .

«El misterio de una formación dolomítica de piedra caliza desenterrada entre Oklahoma City y Edmond fue confirmado el miércoles con el descubrimiento de un objeto en el lugar que se asemeja a un martillo de piedra. Geólogos que han centrado su atención en la inusual formación, no podían explicar el origen de la misma ni del artefacto. John M. Ware, geólogo de la ciudad de Oklahoma, dijo que ‘simplemente no se puede explicar en el campo de la geología: necesitamos un arqueólogo para dar una opinión final’. Sin embargo, su antigüedad y su origen pueden seguir siendo un misterio a menos que un arqueólogo pueda ser persuadido pronto para ponerse al frente del proyecto. Dentro de 20 días, los trabajadores de la construcción continuarán su trabajo de excavar la zona para comenzar a construir un almacén de alimentos… Otro punto intrigante sobre la roca es que contiene depósitos marinos… Pate dijo que la formación, de 100 pies por 60 pies de superficie, se está convirtiendo rápidamente en una atracción turística. ‘La gente está acudiendo allí y llevándose pedazos de la roca’, dijo. ‘Necesitamos preservarlo hasta que se pueda hacer algo para determinar su origen’».


Tres recortes del diario de Oklahoma ‘The Lawton Constitution’ del verano de 1969 (6/29/69, pág.4A, 7/8/69, pág.18, 7/10/69, pág.5A) que describen las diferencias de opinión sobre la naturaleza de este descubrimiento (geológico). ( Imagen: Código Oculto )

Parece que unas pocas líneas de estas publicaciones lograron crear un gran escándalo sobre un descubrimiento que habría sido tratado de manera totalmente diferente si nadie hubiera mencionado precisamente los datos de sus supuestos 200.000 años de antigüedad. Sin embargo, son más los hallazgos curiosos que se han encontrado en Oklahoma.

Uno de ellos fue descubierto en 1912 en una mina de Wilburton por Frank J. Kennard: una especie de cazuela de hierro incrustada dentro de un trozo de carbón. El carbón que se originó de las minas de Wilburton, Oklahoma, se estimó en aproximadamente 300 millones de años de antigüedad. Kennard explicó al respecto:

«Mientras trabajaba en la Planta Eléctrica Municipal de Thomas, Oklahoma, en 1912, me encontré con un sólido trozo de carbón que era demasiado grande para ser usado. Lo rompí con un martillo. Esta olla de hierro cayó del centro dejando el molde de impresión de la olla en la pieza de carbón. Jim Stall (un empleado de la compañía) fue testigo de la rotura del carbón y vio caer la olla. Rastreé el origen del carbón y descubrí que provenía de las minas de Wilburton, Oklahoma.»


La olla encontrada por Frank J. Kennard y una carta suya manuscrita, confirmando su hallazgo. ( Fotografía: www.bible.ca)

Imagen de portada: Fotocomposición con algunas fotografías del misterioso suelo hallado en 1969 en Oklahoma. ( Código Oculto ).

Este artículo fue publicado con anterioridad en Código Oculto y ha sido publicado de nuevo en Ancient Origins en Español con permiso.

21 AGOSTO, 2017 - 20:17 ANCIENT-ORIGINS
http://www.ancient-origins.es/noticias-general-fen%C3%B3menos-inexplicables/la-enigm%C3%A1tica-construcci%C3%B3n-antediluviana-oklahoma-datada-200000-a%C3%B1os-antig%C3%BCedad-004460/page/0/1

El Sexo de los Clones

Poco a poco se acumulan los indicios inquietantes sobre nuestro futuro como especie.

Algunos de ellos son más llamativos; otros pasan más desapercibidos.

Lo que nadie puede negar es que el ser humano está a las puertas de una transformación sin precedentes y debemos empezar a reflexionar muy profundamente sobre qué sentido debemos darle a este gran cambio.

Actualmente muchas personas están distraídas, pensando en futuros de “izquierdas” o “derechas”, convencidas de que afrontan una lucha transcendente a nivel social o económico, cuando lo que está realmente en juego es nuestra mismísima esencia como seres vivos.




Mientras nos distraemos discutiendo sobre si el presidente del gobierno debe vestir traje o debe ir en mangas de camisa, no nos percatamos de que el smartphone que llevamos entre las manos ha cambiado más la faz de la sociedad, la política y la economía que todos los miembros del parlamento juntos.

¿Quién ha provocado cambios más profundos en el mundo en los últimos 20 años? ¿Los últimos 4 presidentes del gobierno o la expansión de Internet?

Centrémonos pues en los elementos determinantes que nos configuran como especie y dejemos de distraernos con el color de las corbatas; Lo que se avecina no es un simple cambio de chaqueta: por primera vez en la historia, debemos decidir si seguimos siendo humanos como hasta ahora o si decidimos ser otra cosa diferente.

Los primeros síntomas de que estamos en los albores de una dramática transformación, provocada por nuestra relación con la tecnología, están por todas partes y adquieren diferentes aspectos, muchas veces problemáticos.

Uno de ellos tiene que ver con nuestra sexualidad y con los modelos de relación que los humanos tendremos en un futuro.

A continuación transcribimos un artículo del diario The Independent, que resulta de lo más revelador al respecto…

LA ADICCIÓN AL PORNO Y LOS VIDEOJUEGOS LLEVAN A UNA CRISIS DE LA MASCULINIDAD


Un prestigioso psicólogo ha advertido de que los jóvenes se enfrentan a una grave crisis de masculinidad debido al consumo excesivo de videojuegos y pornografía.

El célebre psicólogo y profesor emérito de la Universidad de Stanford, Phillip Zimbardo, ha realizado dichas advertencias, que forman parte importante de su último libro, “El hombre (Des) Conectado”.

En una entrevista para un programa de la BBC, Zimbardo habló sobre los resultados de su estudio, una mirada en profundidad sobre la vida de 20.000 jóvenes y sus relaciones con los videojuegos y la pornografía.

Philip Zimbardo

Según Zimbardo: “Nuestra atención se centra en los hombres jóvenes que juegan a videojuegos en exceso y que lo hacen solos en su habitación, aislándose de la sociedad”

“Ahora, con la pornografía libremente disponible, algo único en la historia, estos jóvenes realizan una acticidad combinada: juegan a videojuegos y como descanso, ven un promedio de dos horas de pornografía a la semana”



Zimbardo dice que hay una “crisis” entre los hombres más jóvenes, un gran número de los cuales están experimentando una “nueva forma de adicción” relativa al consumo excesivo de videojuegos y pornografía.


Un país más avanzado a nivel tecnológico que la media y que por lo tanto dibuja el posible horizonte futuro del sexo masculino en todo el mundo, es Japón.

En un artículo reciente, titulado: PREOCUPACIÓN EN JAPÓN: LA FALTA DE RELACIONES SEXUALES AMENAZA EL FUTURO DEL PAÍS ya hablábamos de los efectos demográficos de esta creciente epidemia de falta de relaciones sexuales que poco a poco está extendiéndose entre las nuevas generaciones.

Otros ejemplos de disfunciones sexuales y psicológicas relacionadas con la tecnología, la encontramos en los siguientes artículos…

Zimbardo ya dio una charla en 2011 en la que esbozaba los problemas de desarrollo social de los jóvenes y de su rendimiento académico, que él atribuyó a un uso consumo excesivo de pornografía, videojuegos e Internet.

Citó el ejemplo de una madre que conoció mientras realizaba el estudio, cuyo hijo no ve ningún problema en jugar a videojuegos hasta 15 horas al día.

Zimbardo dijo: “Para mí, el problema no está en el número de horas que juega, sino en los cambios psicológicos en la forma de pensar”

Zimbardo da un ejemplo de la forma de pensar de un joven adicto a los videojuegos y la pornografía; según el chico: “Cuando estoy en clase, me gustaría estar jugando al World of Warcraft. Cuando estoy con una chica, me gustaría estar viendo pornografía, porque así nunca sería rechazado”.

Zimbardo afirma que este fenómeno relativamente nuevo está afectando a la mente de los hombres jóvenes.

Citando la investigación que él y su equipo realizó para el libro, dice: “Esto empieza a cambiar la función cerebral. Está cambiando el centro de recompensa del cerebro, y produce una especie de excitación y adicción”

“Lo que estoy diciendo es que los cerebros de estos muchachos están siendo reprogramados digitalmente”

También mencionó el creciente problema de un fenómeno controvertido en el mundo científico, llamado “disfunción eréctil inducida por el porno”, o PIED: “Los muchachos que deberían ser muy viriles, ahora están teniendo problemas para conseguir una erección”.

“Tienes esta paradoja: están viendo vídeos subidos de tono que deberían excitarlos y en cambio no consiguen excitarse”

Sin embargo, un artículo en Psichology today, sostiene que no hay vínculos científicos demostrables entre el consumo de pornografía y la disfunción eréctil.

Como decimos, este es un tema controvertido en estos momentos en el mundo de la ciencia.

En opinión de Zimbardo, la solución es aceptar que el problema es grave, que los padres deben tomar conciencia de la cantidad de horas que los niños gastan solos en su habitación jugando y viendo porno a expensas de otras actividades.

Zimbardo también culpa a la imagen negativa sobre los hombres que se ofrece en los medios de comunicación estadounidenses, que muestran a los hombres como “patanes, indeseables, que sólo desean tener sexo y que incluso son patosos al practicarlo”

También abogó por una mejor educación sexual en las escuelas, que debería centrarse no sólo en la biología y la seguridad, sino también en las emociones, el contacto físico y las relaciones románticas.

El problema acuciante de la salud mental masculina, se ha convertido en una gran preocupación en la actualidad.

El año pasado se realizó la primera Conferencia sobre Psicología Masculina en la University College de Londres, destinada a fomentar que la Sociedad Británica de Psicología introdujera una sección especializada al sexo masculino.

La Campaña “Campaign Against Living Miserably o CALM” (algo así como Campaña contra vivir miserablemente), se inició en 2006 y ha ganado importancia estos últimos años, por sus esfuerzos en alentar a los hombres a que hablen de sus problemas de salud mental, con el objetivo de reducir la tasa de suicidios masculinos.

Phillip Zimbardo es famoso por el “Experimento Zimbardo”, realizado en 1971 en la Universidad de Stanford, en la que se pidió a 24 estudiantes que realizaran el papel de “guardias” y “prisioneros” en una prisión simulada en los sótanos de la Universidad de Standford.

El experimento, que debía durar dos semanas, fue abandonado después de tan solo seis días, ya que los estudiantes que realizaban el papel de guardias y que antes del experimento se habían mostrado como personas normales, se volvieron extremadamente sádicos y los “prisioneros” se convirtieron en sumisos y deprimidos.



EL SEXO CONSUMISTA

Aunque lo parezca, este no es un tema menor o anecdótico.

Estamos ante los primeros síntomas de una enfermedad social que puede acabar siendo grave para el futuro de la especie y que no es más que el reflejo lógico de una serie de mecanismos que ya configuran el funcionamiento de nuestra sociedad.

Esta nueva modalidad de adicción enfermiza a la pornografía, está íntimamente relacionada con lo que encontramos al entrar en un supermercado o con lo que nos sucede cuando encendemos un televisor.

De hecho, comparte los mismos mecanismos psicológicos de funcionamiento.

Simple y llanamente, es una expresión más del consumismo.

Y es que el consumismo desenfrenado, ese que nos lleva a cambiar de canal compulsivamente o a adquirir todo tipo de productos innecesarios, se basa fundamentalmente en nuestro instinto de supervivencia.

Ese instinto es el que nos lleva a acaparar todo lo que necesitamos para sobrevivir y acumularlo por si acaso se acercan futuros tiempos de dificultad.

Imagina que vives en un estado de incertidumbre constante sobre el mañana, en el cual no sabes si al día siguiente tendrás comida que llevarte a la boca; hasta el punto de que puedes llegar a pasar varios días sin comer.

Ahora imagina que estando en esta situación, te encuentras con un saco lleno de comida y víveres. ¿Qué harás? ¿Te limitarás a comer solo hasta saciarte y después dejarás el saco tirado o te llevarás el saco a tu refugio y guardarás lo que sobre por “si las moscas”?

Este mecanismo de supervivencia y reserva de recursos está arraigado en los más profundo de nuestros genes desde tiempos remotos y es el que, de facto, utiliza la sociedad para convertirnos en ávidos consumistas.

Es el que nos lleva a llenar los armarios hasta los topes con ropa innecesaria y a atestar nuestras neveras de productos que muchas veces acaban pudriéndose en la basura.

Es una necesidad grabada a fuego en los más profundo de nuestras psiques.

Se suman la necesidad instintiva de acaparar recursos, la oportunidad real de saciar esa necesidad y la ilusión de la libertad de elección y todo ello combinado provoca un efecto devastador en nuestras mentes, convirtiéndonos en esclavos psicológicos del consumismo y en unos auténticos adictos.

Pues bien, este mismo mecanismo adictivo con profundas raíces psicológicas es el mismo que se activa en la mente de un hombre cuando entra en una página web pornográfica.

Es indiscutible que los hombres tenemos una pulsión profunda que nos hace desear la posesión de todas las mujeres.

Quizás tenga una raíz biológica, pero lo cierto es que el deseo inconfesable de un hombre es ser el único macho del mundo y poder disponer sexualmente de todas las hembras sin oposición.

Este impulso de “acaparamiento sexual”, es similar al impulso instintivo que nos lleva a acaparar todos aquellos productos que necesitamos para garantizar nuestra supervivencia.

Las webs porno actúan como sucedáneo para este deseo inconfesable e irrealizable.

De repente, a un simple clic de ratón, hay miles de mujeres “disponibles”, con diferentes características y atractivos, dispuestas a realizar sumisamente cualquier práctica sexual ante nuestros ojos.

Es como entrar en unos grandes almacenes con la cartera llena y poder comprar todo aquello que se nos antoje. Aquí la tienda de ropa es una web pornográfica y los pantalones, blusas y chaquetas son chicas orientales, teenagers traviesas y rubias tetudas y viciosas.

De nuevo, como en el caso del consumismo, se suman la necesidad instintiva de acaparar mujeres, la oportunidad “real” de saciar esa necesidad sin oposición y la ilusión de la libertad de elección y todo ello configura un cóctel explosivo en la mente de un hombre, con el consiguiente peligro de acabar convirtiéndose en un adicto al cibersexo.


Además hay un elemento distintivo altamente pernicioso, que convierte la adicción a la pornografía en especialmente peligrosa: el miedo.

En una web pornográfica no hay miedo al rechazo, no hay dificultades, exigencias, ni desengaños.

Solo una sola satisfacción que cumplir, la propia, sin lugar al compromiso.

Y este es un reflejo muy claro de la sociedad que empieza a perfilarse de cara al día de mañana.

Una sociedad que solo premia la comodidad propia y el egoísmo más descarnado, sin correr riesgos emocionales.

Una sociedad formada cada vez por individuos más íntimamente cobardes.

Un ejemplo claro de ello lo encontramos en las cada vez mas omnipresentes páginas y apps de contactos y ligues.

PÁGINAS DE CONTACTOS

Mucha gente las ve como algo necesario, como un instrumento fantástico que permite aumentar las probabilidades de una relación exitosa para “solteros exigentes”.

Pero bajo el pretexto de la búsqueda de las personas afines, se esconde algo mucho más nocivo.

En el fondo, las páginas de contactos son el vehículo perfecto para la expresión de la comodidad, el egoismo, la cobardía y la falta de amor incondicional hacia los demás.

No queremos hacer el esfuerzo de conocer a personas muy diferentes de nosotros y tener que abrirnos a sus intereses y aprender cosas nuevas y nuevos puntos de vista. ¡Qué incómodo! Somos demasiado importantes para perder el tiempo de esta manera. Demasiado esfuerzo. Nosotros nos merecemos un producto que encaje con nuestros requisitos para no tener que movernos ni un milímetro.

Es mas confortable y útil buscar a las personas con las características adecuadas, de la misma manera que buscamos un hotel, unos pantalones o un vehículo acorde con nuestras necesidades.

Y he aquí donde reside la clave del asunto: que las personas no son coches, ni hoteles, ni piezas de ropa que deban enacajar obligatoriamente con nuestras exigencias y no se pueden recomendar, puntuar, ni clasificar por estrellas como los hoteles.

En el mundo actual, cada vez tendemos más a confundir los objetos con las personas y una vez se acabe de instaurar esta visión de la realidad y se alcance una nueva normalidad, nuestro futuro será de los más oscuro.

Porque una vez instalado en nuestra mente el hábito de calificar a los demás individuos como objetos, acabaremos tratando a los demás como simples productos adquiribles y utilizables para nuestro beneficio y disfrute.


Y una vez empecemos a actuar así, ¿qué diferencia habrá entre relacionarse con una persona o con un androide?

Cuando empecemos a pensar así, ¿para qué querremos perder el tiempo buscando una persona que encaje con las características exactas que estamos buscando si podemos encargarla directamente como se encarga una pizza?

Solo tendremos que meternos en la tienda virtual de turno y diseñarla a medida como si fuera un personaje de videojuego. “Un poco más de tetas, un culo más respingón, los ojos más grandes…”; la tecnología nos permitirá que en la tienda nos monten el androide con las características que solicitemos y con el software de personalidad de nuestra elección y nos lo enviarán a casa para que disfrutemos de su compañía.

Puede parecer una exageración, pero estamos dando los primeros pasos para que en el futuro las personas reales y físicas, con todos sus maravillosos defectos y complejidades, acaben siendo consideradas demasiado incómodas, molestas, obsoletas, imperfectas, indeseables e imprevisibles.

Si no tomamos conciencia de ello para corregirlo, vamos camino de un futuro sexual en el que no habrá seres humanos, sino estereotipos animados a los cuales todo el mundo querrá parecerse para ser deseable y no recibir “votos negativos” de la comunidad.

Y eso nos llevará a la destrucción de la individualidad, de la personalidad propia y única, sentando los cimientos para una sociedad represiva y profundamente enferma, formada por pseudo-individuos clonados que se esforzarán constantemente por adaptarse a la última tendencia de lo que es deseable, sexy y apetecible y que odiarán la “imperfección” de los que no reflejen esas tendencias.

ESCLAVOS DE LA INTERFAZ

Uno de los grandes problemas que se están generando en la actualidad, es que hemos permitido que nuestros avances tecnológicos se hayan convertido en intermediarios indispensables a los cuales no podemos ni sabemos renunciar, hasta el punto de que condicionan todos los aspectos de nuestras relaciones y de nuestra existencia.

Pongamos un ejemplo: un smartphone es un instrumento fabuloso, maravilloso, cuya función original era la de facilitar la comunicación entre las personas. Pero paulatinamente ha dejado de ser una herramienta útil para convertirse en otra cosa diferente.

Cuando alguien ve en la terraza de un bar a un grupo de amigos que apenas se hablan entre sí y que están inclinados sobre las pantallas de sus móviles, en lugar de estar riendo, charlando y mirándose a los ojos, podemos empezar a intuir que hay algo que no encaja.

Se hace obvio que esa herramienta, que debía ejercer de intermediaria en la comunicación, ha adquirido una nueva función que va mucho más allá, hasta el punto de alterar tan radicalmente nuestra forma de comunicarnos, que ya no sabemos hacerlo si no es bajo sus dictados.

Como hemos dicho tantas veces, hemos acabado siendo esclavos de nuestras creaciones.


Es un problema que se repite constantemente y que hemos vivido de mil y una maneras diferentes.

En su momento inventamos miles de dioses que debían ayudarnos a sobrellevar la pesada carga de nuestra angustia existencial, pero con el paso del tiempo, todas esas creencias liberadoras han acabado derivando en dogmas con los que programar nuestra mente y encadenar nuestra existencia, con rutinas y tradiciones absurdas de obligatorio cumplimiento, hasta el punto de que al final solo nos han añadido más carga y más dolor, siendo incluso fuente de guerras y disputas sin sentido.


Lo hicimos con todos los dioses que creamos y ahora nos sucede con el desarrollo tecnológico.

Las herramientas a nuestro servicio, las acabamos convirtiendo en pesadas cadenas que solo sirven para destruir nuestra individualiad y nuestra personalidad propia.

Es un proceso enfermizo que se repite constantemente a todas las escalas.

Lo podemos ver con las nuevas tecnologías, donde al final hemos confundido la interacción con la imitación.

A cualquier persona con un mínimo de sensibilidad e intuición, le resulta absolutamente terrorífico ver miles y miles de fotos de selfies de personas diferentes imitando las mismas posturas y las mismas expresiones en la cara, una y otra vez, una y otra vez.


Es como ver una película de horror en la que un inexplicable virus mental se ha apoderado de la mente de la gente que te rodea y les ha convertido en clones psíquicos, borrando cualquier chispa de individualidad y personalidad propia y convirtiendo a los individuos en expresiones insulsas de una misma masa informe.


Las redes sociales, que deberían ser herramientas para la interacción entre individuos y para el enriquecimiento mútuo, solo son espejos en los que replicar la estupidez de los demás hasta límites vomitivos.

Oleadas de campañas virales de origen desconocido irrumpen continuamente como tsunamis uniformadores que se llevan por delante todo atisbo de diferencia y originalidad; es como si estuviéramos en una inmensa batidora que poco a poco nos va mezclando a todos hasta que consigue crear una masa homogénea, informe e insípida.

Un idiota se tira de un balcón a una piscina: mil idiotas se tiran de un balcon a una piscina.

Una idiota pone morritos ante un espejo: un millón de idiotas ponen morritos ante un espejo.

Un grupo de imbéciles se ponen a bailar haciendo el mono: doscientos millones de imbéciles bailan como monos imitando a los primeros.

Lo peor es que este mismo virus planetario está destruyendo la personalidad propia y la individualidad a todas las escalas.


A escala urbana podemos verlo en el centro de todas las grandes ciudades, en forma de Starbucks, McDonald’s o Zaras, que como una infección cancerosa se extienden hasta los últimos confines del planeta y convierten los centros de todas las urbes en clones impersonales de la misma basura.


Dicen que hay una élite que gobierna el mundo y que esa élite está convencida de que el 95% de la población sobramos, que no aportamos nada, que somos irrelevantes y que no tenemos ningun valor, creen que solo servimos para obedecer, para consumir y para contaminar y que el planeta estaría mucho mejor si todos nosotros desapareciéramos.

¿Y cuál es la respuesta de la población ante tal insulto y tal falta de respeto?

Pues bien, parece que la respuesta común es esforzarse denodadamente en darles la razón y en justificar cualquier argumento que nos lleve a una extinción en masa o a ser esclavos obedientes y sumisos.

Debería avergonzarnos a todos.

Disponemos de las mejores herramientas tecnológicas para liberarnos jamás creadas y en cambio las estamos utilizando casi exclusivamente para destruir lo mejor de nuestra esencia individual.

Pero quizás deberíamos ver el vaso medio lleno.

Todo tiene su vertiente positiva.

Y es que ahora, gracias a las redes sociales, ya sabemos que nuestra estupidez es “trending topic”…

GAZZETTA DEL APOCALIPSIS




Este artículo fue publicado el 10 de junio de 2015 en EL SEXO DE LOS CLONES

martes, 22 de agosto de 2017

El misterio de la imagen impresa en los ojos de la Virgen de Guadalupe. Un enigma para la ciencia

Los ojos de Guadalupe constituyen uno de los grandes enigmas para la ciencia en estos momentos, como han constatado los estudios del ingeniero José Aste Tönsmann del Centro de Estudios Guadalupanos de México.

Este graduado en ingeniería en sistemas ambientales por la Universidad de Cornell ha estudiado durante más de veinte años la imagen impresa de la Virgen en ese tosco tejido hecho con fibras de maguey de Juan Diego, el indígena que recibió las apariciones que cambiarían decisivamente la historia de México.




Si bien sus dimensiones son microscópicas, el iris y las pupilas de los ojos de la imagen tienen impresa al menos la imagen sumamente detallada de trece personajes. Las mismas personas están presentes tanto en el ojo izquierdo como en el derecho, con diferentes proporciones, al igual que sucede en los ojos de un ser humano que refleja los objetos que tiene en frente.

El reflejo transmitido por los ojos de la Virgen de Guadalupe es la escena en la que Juan Diego mostraba al obispo fray Juan de Zumárraga y a los presentes en la estancia el manto con la misteriosa imagen. Era el 9 de diciembre de 1931.

La técnica que ha utilizado para su estudio el ingeniero Aste Tönsmann es la del proceso digital de imágenes usado por los satélites y por las sondas espaciales para transmitir informaciones visivas. El científico, de hecho, ha trabajado durante años en IBM en procesamiento digital de imágenes

Según las conclusiones del estudio, reveladas por Aste Tönsmann a Zenit, durante una visita que realizó a Roma a inicios de enero, nos encontramos ante una imagen «que no ha sido pintada con mano de hombre».

Ya en el siglo XVIII varios científicos realizaron pruebas científicas que mostraban cómo era imposible pintar una imagen así en un tejido de esa textura. De hecho, con el pasar del tiempo, las fibras del «ayate» que utilizaban los indios se degradan. Normalmente no deberían durar más de veinte años. Sin embargo, la imagen está impresa desde hace 470 años.


Richard Kuhn premio Nobel de Química, recordó Aste Tönsmann, hizo análisis químicos en los que se pudo constatar que la imagen no tiene colorantes naturales, ni animales ni mucho menos minerales. Dado que en aquella época no existían los colorantes sintéticos, la imagen, desde este punto de vista, es inexplicable.

En 1979 los estadounidenses Philip Callahan y Jody B. Smith estudiaron la imagen con rayos infrarrojos y descubrieron con sorpresa que no había huella de pintura y que el tejido no había sido tratado con ningún tipo de técnica.

Aste Tönsmann, se pregunta, «¿Cómo es posible explicar esta imagen y su consistencia en el tiempo sin colores y con un tejido que no ha sido tratado? Es más, ¿cómo es posible que, a pesar de que no haya pintura, los colores mantengan su luminosidad y brillantez?».

El ingeniero peruano explica que «Cahallan y Smith han mostrado cómo la imagen cambia ligeramente de color según el ángulo de visión, un fenómeno que se conoce con el término de iridescencia, una técnica que no se puede reproducir con manos humanas».

El investigador comenzó a desarrollar su estudio en 1979. Agrandó los iris de los ojos de la Virgen hasta alcanzar una escala 2.500 veces superior al tamaño real y, a través de procedimientos matemáticos y ópticos, logró identificar todos los personajes impresos en los ojos de la Virgen.

En los ojos de la Virgen –revela– se encuentran reflejados los testigos del milagro guadalupano, el momento la que Juan Diego mostraba el ayate al obispo. Los ojos de la Virgen tienen así el reflejo que hubiera quedado impreso en los ojos de cualquier persona en esa posición.

Se puede individuar un indio sentado, que mira hacia lo alto; el perfil de un hombre anciano, con la barba blanca y la cabeza con calvicie avanzada, como el retrato de Juan de Zumárraga realizado por Miguel Cabrera para representar el milagro; un hombre más joven, con toda probabilidad el intérprete Juan González; un indio de rasgos marcados, con barba y bigote, que abre su propio manto ante el obispo, sin duda Juan Diego; una mujer de rostro oscuro, una sierva negra que estaba al servicio del obispo; un hombre de rasgos españoles que mira pensativo acariciándose la barba con la mano.

En definitiva, en los ojos de la imagen de la Virgen de Guadalupe está impresa una especie de instantánea de lo que sucedió en el momento en que tuvo lugar el milagro.

En el centro de las pupilas, además, a escala mucho más reducida, se puede ver otra «escena», totalmente independiente a la primera. Se trata de una familia indígena compuesta por una mujer, un hombre, y algunos niños. En el ojo derecho, aparecen otras personas de pie detrás de la mujer.

Hasta aquí llega la ciencia, fue la conclusión de Aste Tönsmann. El cómo se ha realizado algo así no es posible descifrarlo con métodos científicos.

La pintura que cubre la tela es otro misterio. El alemán Kuhn, premio Nobel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: «Estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales». No han podido explicar el origen de los pigmentos que dan color a la imagen, ni la forma en que ésta fue pintada.

Se podría pensar que la tela ha resistido tanto porque la habrían encolado y preparado de manera especial como a otras pinturas famosas, para que tuviera gran resistencia. Pero el Señor Callaga, del instituto espacial NASA, de Estados Unidos, la ha estudiado con aparatos de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservativos, y que no se puede explicar cómo esa imagen ha resistido cuatro siglos en un lienzo tan ordinario. 

Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos -como se ve en los cuadros de Rubens y Tiziano-, sino que fue plasmada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones.

La imagen no tiene pinceladas. La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura. Es incomprensible e irrepetible.

Un famoso oculista, Lauvvoignet, examinó con un poderoso lente la pupila de la Virgen, y observó, maravillado, que en el iris se ve reflejada la imagen de un hombre. Esto fue el principio de una investigación que condujo a los más inesperados descubrimientos.

Por medio de la digitalización se observa en la pupila de una fotografía todo lo que la persona estaba mirando en el momento de tomarse la foto. El Dr. Tosnman, especializado en digitalización, le ha tomado fotografías a la pupila de la Virgen de Guadalupe. Después de ampliarlas miles de veces, logró captar detalles imposibles de ser captados a simple vista. Ha descubierto lo que la Virgen miraba en el momento de formarse la imagen en la tilma de Juan Diego -asguran-.

Los detalles que aparecen en las fotografías de la pupila de la Virgen de Guadalupe son: un indio en el acto de desplegar su ruana ante un religioso; un franciscano en cuyo rostro se ve deslizarse una lágrima; un hombre con la mano sobre la barba en señal de admiración; otro indio en actitud de rezar; unos niños y varios religiosos franciscanos más. O sea, todas las personas que según la historia de la Virgen de Guadalupe, escrita hace varios siglos, estaban presentes en el momento en que apareció la sagrada imagen.

Lo que es radicalmente imposible es que en un espacio tan pequeño, como la córnea de un ojo situado en una imagen de tamaño natural, aún el más experto miniaturista lograra pintar todas esas imágenes que ha sido necesario ampliar dos mil veces para poderlas advertir.

La ciencia moderna se queda sin explicaciones ante las maravillas de la imagen de la Virgen de Guadalupe. Es una realidad irrepetible. Sobrepasa todas las posibilidades naturales, por lo que se puede decir que estamos ante un hecho sobrenatural.

Una tilma que no se corrompe. Unos colores que no fueron pintados. Una pupila que contiene toda la escena y todas las personas del momento del milagro. Estamos ante una imagen que ni el tiempo ni los atentados de hombres han podido vencer.

Hay quienes dicen incluso, que se puede observar a una famiia entera; lo que han interpretado muchos como la unión familiar primordial para la llamada «Morenita».


Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...